Presentación

La población mundial está envejeciendo a un ritmo incesante y acelerado. A nivel mundial la esperanza de vida al nacer ha pasado de no alcanzar los 53 años en 1960 a superar los 72 años en 2021. Se estima que la esperanza de vida en 2050 alcanzará los 77 años. Esta tendencia al envejecimiento de la población está modificando las estructuras sociodemográficas de nuestras sociedades. Según los informes de las Naciones Unidas “Perspectivas de la población mundial 2019” (ONU, 2020a y 2020b), se prevé que en menos de treinta años el 16% de la humanidad tenga más de 65 años. Es decir, que una de cada seis personas en el mundo alcance la vejez. Si el foco de atención se circunscribe a Europa y América del Norte, corresponde hablar del 25% de la población. Es decir, una de cada cuatro personas habrá traspasado el umbral de los 65 años. Según los datos del INE, en nuestro país los continuos avances médicos y las mejoras de bienestar que se vienen experimentando durante las pasadas décadas, han permitido extender la esperanza de vida al nacer desde los 73 años en 1973 a los 83 años desde 2017. Esto es, 10 años más de vida por término medio en sólo 35 años. Paradójicamente, España se sitúa a la vanguardia de los países del mundo con mayor esperanza de vida al nacer y a la cola en natalidad, con uno de los índices coyunturales de fecundidad más bajos del planeta. Ambos hechos han propiciado un incremento continuado y progresivo del peso relativo del grupo de mayores de 65 años (Roig Berenguer, 2019). Es más, según el INE, si el índice de envejecimiento de la población en 1975 no llegaba al 35%, en el año 2021 se situaba en el 129%.

Ante esta realidad un grupo internacional multidisciplinar de investigadores, procedentes de la Facultad de Economía Aplicada de la Universitat de València, de la Universidad Federal de Viçosa, de la Universidad Federal de la Amazonia, y de otras instituciones, estamos investigando sobre los impactos de esta transformación demográfica y las diferentes respuestas que desde el prisma de del envejecimiento activo y saludable de la ONU (2020c) se vienen dando desde la administración pública. ¿Cómo afecta esta transformación demográfica a nuestra sociedad? Y, ¿qué tipo de políticas públicas están implementando los gobiernos ante tamaño reto? Con la organización de este primer congreso internacional de políticas públicas sobre envejecimiento, de la mano de universidades de otras latitudes con una larga trayectoria en este campo, se pretende crear un espacio de encuentro entre los estudiosos del tema para conocer las últimas investigaciones, y desarrollar una red de expertos afines al área a partir de la cual puedan surgir otras sinergias de colaboración. Los pocos congresos sobre envejecimiento se ubican en el campo de la salud desde la óptica de disciplinas médicas, como la geriatría. Por tanto, este congreso aporta como elemento diferenciador: la introducción del paradigma transversal del public policy -las políticas públicas -ante el envejecimiento.
Nuestra finalidad es desarrollar en el campo de la investigación una perspectiva holística, que hunda sus raíces en el impacto socioeconómico de este fenómeno.

Fechas importantes

Fecha de presentación de resúmenes: 30 de octubre

Notificación de la aceptación o rechazo a los autores: hasta el 10 de noviembre

Inscripción gratuita y obligatoria hasta: 12 de noviembre. Sin inscripción no se puede participar.

Fecha límite de envío de la comunicación completa definitiva en formato vídeo: 12 de noviembre

Fecha de realización del congreso: 22-23-24 de noviembre

Organizan

Colaboran

Síguenos en redes sociales